Aprendiendo el lenguaje verbal

Califica este artículo

Durante el proceso de verbalizar es importante y requiere de mucha seguridad en el individuo. Es recomendable como padres que siempre promovamos el ejemplo a partir del modelo de lo que queremos. Por ejemplo, es inevitable en ocasiones hablar con un tono de voz chiqueado y apapachador para el pequeño, sin embargo es posible que una relación basada en este trato termine por marcar una diferencia de “consentimiento” o “niño consentido” que se vuelve difícil de enfrentar tanto para los padres y madres, así como, los niñ@s.

conse

En este sentido es recomendable elegir bien los momentos en que nos permitamos como padres estas conductas, hacerlas conscientes para que no afecten a la dinámica familiar. Así como una comunicación o lenguaje verbal plagada de gritos y maltrato puede afectar a un niño negativamente, una comunicación excesivamente acaramelada y excitante puede crear en el niño una especie de desensibilización sobre el uso del lenguaje, entendiendo como algo normal y casi necesario que las personas se dirijan a él con abultamiento y sobreprotección.

lengu2

Este tipo de respuestas en los niños no podemos determinarlas de forma científica ni mucho menos generalizarlas, por lo que simplemente se recomienda que como padres y madres, tratemos de ser conscientes de nuestros propios recursos y debilidades para comunicar. De esta forma es más sencillo encontrar la pauta para poderle enseñar al pequeñ@ cómo comunicar. Si descubro que soy una persona que normalmente encuentra muy difícil el poder decir que no, entonces es muy posible que si no trabajo con eso de forma personal, eventualmente afecte el desarrollo de mi hijo ya que las referencias que mi modelo le vayan ofreciendo vendrán con dicha carencia.

Es mejor asumir que tenemos una carencia y trabajar en ella que negarla, después de todo, ese tipo de experiencias son las que más definen la relación entre padres e hijos; experiencias en donde se afrontan las imperfecciones, se reconstruyen las incertidumbres y se arriesga ante la vulnerabilidad. Nadie nos enseñó nunca a tener hij@s, posiblemente lo único que podamos llevar hasta la tumba agradecidos, es la dicha de ser reales para nuestros hij@s, con defectos y virtudes. Los principales problemas de lenguaje verbal, derivan no de un problema en lo que se habla o en lo que se escucha, si no de aquello que no se habla y aquello que no se escucha, familiarmente hablando.

lengu3

Temas relacionados    

Sobre el autor


Psicóloga, socióloga y especialista en el desarrollo de la creatividad a través del arte. A través de los años voy reafirmando que nada se aprende mejor que estando felices, plenos y en paz. El trabajo que hago está particularmente enfocado en el momento de aprendizaje con l@s niñ@s, procurando dinámicas integrales en cuerpo y mente y utilizando las artes como instrumento de creación.

Videos