Autoridad y jerarquía entre padres e hijos

Califica este artículo

Poco a poco hemos ido develando dimensiones muy complejas de los orígenes de la violencia actual. En el articulo pasado vimos los 3 tipos de autoridad bajo los cuales una persona puede consentir el poder ejercido sobre ella y también pudimos vislumbrar la forma en que ha perdido legitimidad y por ente ha entrado en crisis la forma de autoridad así como los vínculos de pertenencia. Quizás el único tipo de autoridad rescatable o que nos queda es la carismática.

El estudio de Gabriel y Paola, devela cómo es que históricamente hemos venido cambiando las formas y estructuras de nuestras escuelas y educación, si bien antes era socialmente aceptada una jerarquía entre padres e hijos, así como, maestros y alumnos, ésta empezó a generar incomodidades desde fines de los 60s abriendo así a una vocación igualitaria durante el proceso de enseñanza-aprendizaje. Sin embargo, aunque la sociedad en general se ha querido alejar de una figura de autoridad jerárquica asumiendo como ideal una vocación igualitaria, ha encontrado muchos problemas para reemplazar el uso del poder efectivamente sin recurrir a la coacción. ¿Una gran paradoja cierto? Éste, es quizás uno de los problemas más fuertes y devienen del hecho de que la legitimidad con la que era consentida dicha autoridad se ha ido coartando.

auto3

¿Pero que pasa con los seres humanos y la autoridad tradicional? La única relación de autoridad que por naturalidad está dada en jerarquías desde el nacimiento, es la de padres y madres hacia hijos. El ser humano nace pero no es perse independiente o autónomo, es decir necesita pasar por un proceso de socialización y desarrollo para hacerse, y durante el cuál aquellos que han pasado ya por ese proceso son los que le enseñarán y socializarán, principalmente papá y mamá. Esta dado por entendido que desde su nacimiento el niño asume una autoridad tradicional con respecto de los padres. Sin embargo la realidad es que la sociedad ha confundido el término de autoridad tradicional con otra conocida como autoritarismo y que se refiere en general a mecanismo de coacción.

Lo importante aquí es reconocer por un lado que la sociedad ha hecho bien en reconocer y reprobar el uso de formas de coacción para ejercer poder, bajo el entendimiento de que es violencia y moralmente tachable. Pero al mismo tiempo, los individuos, entre ellos padres y madres de familia, hemos evitado ejercer autoridad alguna ya que existe el prejuicio con una severa connotación negativa sobre educar o criar con autoridad. Así pues la sociedad tiene en crisis sus 2 primarias formas de autoridad y por ende los acuerdos y legitimidad de acuerdos sociales para convivir están constantemente en riesgo y desconcierto.

auto2

Y así pues es más sencillo entender también cómo se va tejiendo la violencia y en que niveles es posible intervenir. En el siguiente articulo explicaré finalmente como hallazgos de la investigación de Paola y Gabriel apuntan a que las escuelas finalmente si tienen y mucho por hacer en casos donde la violencia es de tipo moderada, mientras que si es severa tiene que ver en la medida en la que la intervengan indirectamente ya que ahí tiene menos campo de acción.

Temas relacionados    

Sobre el autor


Psicóloga, socióloga y especialista en el desarrollo de la creatividad a través del arte. A través de los años voy reafirmando que nada se aprende mejor que estando felices, plenos y en paz. El trabajo que hago está particularmente enfocado en el momento de aprendizaje con l@s niñ@s, procurando dinámicas integrales en cuerpo y mente y utilizando las artes como instrumento de creación.

Videos