Circuncisión: Mitos y realidades

bebe con circuncisión
Califica este artículo

La circuncisión es un procedimiento quirúrgico que consiste en retirar el pliegue de la piel que cubre la cabeza del pene y que suele realizarse en los recién nacidos. Esta operación trae consigo una gran cantidad de mitos y verdades que a continuación compartimos con ustedes para que estén informados y puedan decidir si lo quieren para su hijo o no.

Mito: La circuncisión es la “amputación” o “mutilación” de una parte útil del pene

DibujoVerdad:  El comparar la circuncisión con una amputación o mutilación es una exageración utilizada por los grupos anti-circunsición. Dependiendo el tipo de procedimiento se retira entre un 20 y un 50% de tejido que, por otro lado, no es una parte útil del pene. El prepucio sirvió hace millones de años para proteger al pene cuando los homínidos aun no caminaban erguidos y no usaban ropa. Lo único que puede proteger el prepucio es un caldo de cultivo para bacterias y hongos, debido al calor y humedad que hay en dicha zona.

Mito: La circuncisión es un procedimiento traumático y doloroso para el recién nacido.
Verdad: Se trata de una operación que se realiza con anestesia. Se aplica una crema que adormece la zona par que el bebé no sienta dolor.

DibujoMito: Es una operación peligrosa.
Verdad: Como toda operación, tiene riesgos, pero hecha por un profesional estos son mínimos. La operación dura entre 10 y 15 minutos en los recién nacidos y el alta se da en el lapso de una semana. Los riesgos que algunos alegan es la infección, desangramiento e incluso la muerte. Es una herida y como toda herida debe tener sus cuidados, entre ellos, el suministro de antibióticos en caso de haber infección y como herida, también sangra, pero la herida se cubre para evitar esto. Desde 1954 sólo se han registrado 3 muertes en más de 50 millones de operaciones en los Estados Unidos: dos de ellas fueron por realizar esta operación de manera casera.

Mito: La circuncisión resta sensibilidad al pene para el acto sexual

circuncision
Verdad: La zona que cubre el prepucio en un pene sin circuncisión es muy sensible. De hecho, el propio prepucio tiene miles de terminaciones nerviosas pero mayor sensibilidad no es igual a mayor placer. Una mayor sensibilidad también puede significar mayor dolor o mayor ardor. Lo cierto es que todas las personas desarrollan su sexualidad partiendo de su sensibilidad, no de una “posible” sensibilidad que se pueda o no tener de haber tenido o no prepucio.

Espero que este artículo les haya servido, sobre todo a las mamis que están embarazadas y están pensando en la circuncisión como una opción para sus hijos. A informarse! o ustedes qué opinan?

 

Tagged with:     , ,

About the author /


Periodista y docente con una gran conciencia social. Interesada en diferentes temas relacionados con la investigación, la actualidad y por supuesto con todo aquello que tenga que ver con la maternidad, paternidad e infancia.

  • Anaberta Perez

    Me llama la atención el que menciones que con información respecto al tema uno debe tomar una decisión respecto a mutilar o no a un bebé, porque 20% o 50% es una amputación. (Si te quitaran un pezón seguro que no dirías lo mismo), en tu artículo das solo información que por supuesto orillaría a cualquiera a acceder con dicho procedimiento, ¿por qué no das porcentajes de cuántos niños no circuncidados hay que no padecen ninguna infección? ¿Por qué no comentas que en caso de infección el uso de antibióticos es suficiente? ¿Por qué inclinas la balanza favoreciendo la circuncisión? ¿Por qué minorizas los riesgos, “solo tres muertes en 50 millones”? Te parecen poco, pregúntale a sus familias. ¿Sabes que hoy en día hay muchos pediatras practicando esa cirugía a sus “pacientes” y que como tal debería realizarla solo un cirujano? ¿Sabes que muchos de ellos la recomiendan por un equivocado diagnóstico de fimosis? Me parece que para que la gente tome una decisión TAN IMPORTANTE deberías ser imparcial y dar ambos lados de la moneda. “Caldo de cultivo para hongos y bacterias” bueno, mutilemos los labios mayores y menores a las niñas para evitar una infección, quitemos los pechos psra evitar el cáncer de mama y así nos vamos evitando riesgos aunque en realidad seamos nosotros quienes los exponemos a ellos. Te invito a ti y a tus lectores a visitar México Intacto donde se habla de los contras (que son bastantes) y de lo innecesario que es hacer que un niño pase por eso.
    Por otro lado, ¿no debería ser el propio niño quien decida si le hacen o no una circuncisión? ¡Ah claro! no porque “a fulanito” se la hicieron ya mayor y dice que duele mucho ¿no era algo indoloro, no bastaba con una simple cremita? Claro, hagámoslo ahora que es recién nacido para que “no le duela” (entiéndase “no pueda defenderse”).

Videos