El arte en la comida para niños

Califica este artículo

En estos días de verano  podrás aprovechar de planear un día como el arte de la comida para niños y si gustan yo recomiendo que te juntes con amigos o amigas aprovechando la convivencia con hij@s. Esto de primera mano es porque se convierte en un evento importante al compartirlo, y en segunda porque el proceso de al alimentación y la educación sobre la importancia de la misma es básico para que tus hij@s se desarrollen sanamente.

KidsAndFood

El objetivo principal es que disfruten y saboreen distintas preparaciones de recetas, sin embargo el ingrediente especial aunque es la comida será la presentación en conjunto y la creatividad que logren generar entre ustedes, en definitiva vivir y experimentar “el arte en la comida”
Ciertamente el arteterapia no busca la estética como objetivo final de nuestro trabajo, sino que más bien procura que puedas vivir la experiencia enriquecedora, embellecedora del arte. Ésta  se va experimentando al momento de crear, de hacer, de inventar, de jugar con la experimentación y descubrirnos una y otra vez a través de ella.

La preparación de la comida para niños es sin duda un arte y exige de mucho trabajo y esfuerzo, la idea principal es que escojas recetas sencillas pero bellas a la vista y divertidas o entretenidas en su preparación o al tacto.

frijo

Si tienes niños muy pequeños  recomendamos actividades como el acomodo o separación de los ingredientes según formas y colores, tamaños o sabores… también los olores son divertidos  de clasificar y resultan sumamente estimulantes estas actividades para los niñ@s.
Los pequeños que ya empiezan a dominar sus movimientos con mayor delicadeza y cuidado se pueden divertir construyendo monitos, animales o figuras a partir de los ingredientes al alcance.

moni

Es importante que cuidemos la limpieza así como la comida: que sea natural, y de preferencia orgánico o de rancho. Aprender a comer es simbólicamente aprender a nutrirnos de la vida, a alimentarnos de ella, imagínate todo lo que puede pasarle a un ser humano si aprende a comer y nutrirse equívocamente, es decir, de cosas chatarras o contaminadas, durante momentos familiares tensos, u hostiles, con prisas o complejos.
Cuando hablamos de alimentarnos de la vida, del arte en la comida para niños, hablamos de la capacidad como seres humanos de alimentarnos de la vida misma, nutrirnos física y mentalmente de su experimentación y naturaleza. Disfruta tu comida y enriquécete del momento de prepararla. Mereces esta vida y la mereces feliz, pero ciertamente es responsabilidad de cada quien cómo come y qué, como padres y madres la responsabilidad es enseñar a los niños los hábitos más saludables posibles para su desarrollo integral, comer  si importa y muchísimo.

Temas relacionados    

Sobre el autor


Psicóloga, socióloga y especialista en el desarrollo de la creatividad a través del arte. A través de los años voy reafirmando que nada se aprende mejor que estando felices, plenos y en paz. El trabajo que hago está particularmente enfocado en el momento de aprendizaje con l@s niñ@s, procurando dinámicas integrales en cuerpo y mente y utilizando las artes como instrumento de creación.

  • Nilda Cordova

    Hola Rebeca, me encantó leer tu entrada. Tengo un pequeño de 2 años y regularmente la hora de la comida es todo un logro, principalmente porque tengo que buscar la forma de que coma saludable y siga siendo feliz :). Cada día me encuentro más mamis que dicen que no importa que no coman, que cuando tenga hambre comerán, pero me parece que están muy chiquitos para tomar la decisión de administrar sus horarios y lo que sí o no comerán (regularmente prefieren dulces y cereal a todo lo demás).
    Incorporar el arte me parece una excelente idea para seguir fomentando el hábito de una buena alimentación de manera positiva.

    Gracias

    • Rebe_Morfin

      Hola Nilda, es un gusto leer tus comentarios y saberte lectora de estos ciber-lugares.
      Es verdad lo que comentas sobre las preferencias que tienen por los dulces y el cereal, tiene mucho sentido, el azúcar y carbohidratos son los principales atractivos para los niñ@s, estimulan mucho y les genera energía y actividad, en parte sabemos que pertenencen a grupos blancos es uno de los grandes vicios humanos, pero creo que es importante que como dices se les ayude a autoregularse desde pequeños y a través de acuerdos que puedan ir diferenciando de sus necesidades prioritarias y secundarias.

      Soy de las que están convencidas que dando de forma amorosa, congruente, sencilla y concreta las razones por lo cual es importante alimentarnos es un primer factor de vínculo. A los 2 años esto es difícil si queremos explicarlo con palabras, pero precisamente el juego y el ambiente te pueden ayudar. El segundo vínculo para alimentarnos esta precisamente ahi, en el acto de comer, desde el ambiente, el contexto y todas las formas de comunicaciones, verbal y no verbales, que pueden surgir durante la alimentación familiar.

      A esa edad es normal que se distraigan mucho y estén en todos lados menos en la comida, y eso influye en ocasiones con su sensación de apetito. Es importante que coma pero también que tenga ganas. Si no tiene ganas evita el momento de frustración pero ve haciendo acuerdos para que vaya comiendo y termine por acabarse las raciones del día necesarias, aun si es durante toda la tarde poquito a poquito.

      Es todo un logro si, pero porque tiene que ver con alimentarnos de la vida y eso humanamente es complejo de entender ¿cierto?. También es importante reflexionar si mi preocupación de que coma podría llegar ya a ser una creencia instaurada de que “no va a querer comer” o”le cuesta comer”. Si bien tienes evidencias a diario de que esto le esta pasando, podría ser que como mamá también tengas ya instaurada esta creencia y es posible que te genere un estrés (que puede influir en él, los pequeños sienten todo) previo a la hora de la comida. También una creencia así podría llevar a una sobreprotección o sobreactuación al momento de la comida, puesto que no se quiere desatender. Es normal, todas estas respuestas nos vienen casi de un sentido común de atención y cuidado por el otro. Sin embargo, en este caso, es importante confrontarnos con la idea de las creencias. Uno debe creer aquello que le ayudo a alimentarse de la vida (en éste caso). Y quizás es primer ejercicio congruente será enfrentarte a la mesa cada día sin estrés previo, sin predisposición, con ganas y divertida desde tu centro y no desde la preocupación, para que sorprendas a tu pequeño y se enfrentan a un reto que es en conjunto, la actitud con la que abordan el acto de alimentarse es el inicio de la relación con la comida y en eso tu lo irás guiando a él. Quizás una actividad previa a la comida sencilla de 5 minutos, algún juego o canción que le guste cantar. El momento debe de ser divertido…él necesita sentir tu vínculo.

      A veces las prisas, las platicas de pareja tensas, los silencios incomodos, la televisión, o factores de éste tipo también pueden afectar en los modos de alimentarse de los pequeños.

      No tomes todo lo que te digo como algo que es directo a tu caso, más bien yo doy pistas de los casos con los que he trabajado que pueden ser así pero lo que te tocaría más bien es identificar que si y que no para que sobre eso crees tus propias estrategias ¿vale?. Gracias por leernos. Saludos y bonito día!

Videos