El niño social y el teatro

Califica este artículo

Uno de los primeros recursos que podemos practicar con los niños desde pequeños es el teatro como habilidad social del niño. Actuar implica tomar conciencia del cuerpo y decisión sobre él (incluso si se interpreta la locura absoluta uno es consiente y decide). El actuar es entonces un ejercicio de concientización sobre nuestros actos. Hay que enseñarnos a actuar en la vida así como se aprende a actuar en escena.

teatro2

El niño a través de ésta disciplina puede experimentar las emociones y el manejo de las mismas, la interacción, integración y ensamble con otros compañeros del repertorio teatral y podrá ir desarrollando las competencias necesarias para hablar en público. Quizás incluso pueda llegar a generar vínculos y conexiones emocionales en otras personas del público, que en ocasiones hasta sanan procesos personales. El buen teatro logra conectarse con el público y exponer un conflicto así como una resolución. El espectador observa y escucha pero no es pasivo y se implica de forma desinteresada cuando la historia y los personajes (guión y actores) son lo suficientemente convincentes. Esto también es producto de un trabajo exhaustivo y muchos entrenamientos por parte de los actores para lograr conocer y conectar con su cuerpo de tal forma que pueden hacer lo que ellos quieren en el momento que lo deseen, la sublime conciencia del acto.

 

teatro3

El ser humano es intrínsecamente social, no es posible concebirnos como ermitaños de cabaña, aunque los exista, son pocos y es quizás un reto tan grande que no cualquiera puede enfrentar. Necesitamos de los otros, tanto de su apoyo como en su reconocimiento, “Necesito que la sociedad en la que estoy, necesite mi trabajo y me permita ser autosuficiente”. Nuestros niñ@s se enfrentaran a esta idea tarde que temprano y es mejor irlos preparando desde el desarrollo de sus competencias creativas y sociales para enfrentar la frustración con tolerancia y empoderándolos a través del fortalecimiento del autoestima.

En esa línea, el niño irá desarrollándose socialmente a lo largo de sus primeros años, empezando por contextos mucho más íntimos y cerrados como es la familia y eventualmente abriéndose hacia la escuela, parques o escenarios exteriores, es importante que durante todo el proceso se le aliente, se traten de encontrar los aspectos positivos de la socialización más allá de los negativos ya que es muy importante que en un inicio se identifique con la idea de pertenencia y vínculo.

Tagged with:     ,

About the author /


Mamá emprendedora y creativa. Amante de las promociones y trucos para ahorrar dinero. Siempre con ganas de aprender y de educar de la mejor manera a los hijos para que sean felices.

Videos