Mitos y realidades del parto natural

mujer embarazada
Califica este artículo

No hay nada comparado a ser madre. Si estás embarazada seguramente además de las opiniones de mucha gente, familiares y amigos, sobre el embarazo y de tu futura vida como madre, seguro habrás escuchado mil historias sobre el tener un parto natural o no, las ventajas y demás. Si bien no tenemos una respuesta 100% sobre la fórmula perfecta de dar a luz, te podemos adelantar que lo natural es dar a luz de esa manera y que la cesárea es un procedimiento quirúrgico que se debería utilizar sólo en determinados casos, pero eso consúltalo con tu médico.

Estudios recientes han arrojado que las hormonas que la madre genera durante el trabajo de parto preparan al bebé para nacer, reduciendo riesgos de insuficiencia respiratoria entre otros. También se ha descubierto que los niños nacidos por parto natural tienen menos riesgo a sufrir enfermedades como asma, diabetes infantil o alergias, y son menos propensos a la obesidad. Los investigadores piensan que esto se debe a los micro-organismos presentes en el parto natural.

Mito 1: Es más seguro el parto por cesárea que el natural.

Realidad: Mientras no haya una razón médica que justifique el parto a través de la cesárea, el parto natural es la manera más segura de dar a luz. Hay que tener en cuenta que la cesárea es una operación, y como tal implica riesgos tanto para la madre como para el bebé. A veces las cesáreas son necesarias, como cuando el bebé está en una posición difícil o cuando la placenta cubre el cérvix. Lo peor que puedes sufrir con un parto natural son algunas laceraciones en el tejido que suelen requerir sutura.

Dibujo

Mito 2: La cesárea es una operación sencilla y segura.

Realidad: Si bien las cesáreas han evolucionado mucho con el paso del tiempo es una cirugía abdominal mayor con el incremento en los riesgos que esto representa para la madre y para el bebé. Problemas como infecciones, daño a los tejidos sanguíneos, hemorragias y daño en órganos son sólo algunas de las complicaciones. Además la recuperación post parto es más sencilla y menos dolorosa por parto natural lo que determina que la madre pueda pasar más tiempo con el recién nacido.

Mito 3: Un parto planeado por cesárea el la solución óptima para madres e hijos.

Realidad: Lo cierto de este mito es que es una solución óptima para los hospitales, doctores y todo el personal que implica un parto. Debido al tiempo que lleva y las veces que una madre puede pensar que ya está por dar a luz sin que sea así, para quienes se dedican al negocio de los partos es más práctico agendar una fecha específica.

bebe2

Mito 4: El parto natural es dañino para la madre y el bebé.

Realidad: Lo único que puede dañar tanto a la madre como al bebé son dos procedimientos que se realizan en el parto natural que son la episiotomía (una pequeña incisión quirúrgica que se realiza en la zona del perineo para hacer más grande la abertura vaginal) y el uso de fórsep. Ambos procedimientos deberían evitarse.

Mito 5: Una madre sana que tenga un parto natural en el futuro es más propensa a la incontinencia.

Realidad: No hay ningún estudio que determine que esto sea así. Las mujeres que sufren incontinencia en una etapa avanzada de su vida suele deberse a otras causas. Si se quieren reducir los riesgos de desarrollarla las mujeres deben cuidar factores como un peso corporal saludable respecto de su estatura y edad, evitar el fumar y si lo hace dejar de hacerlo (sin retomarlo en el futuro), evitar las terapias hormonales y realizar un riguroso programa de ejercicios, sobre todo que fortalezcan los músculos de la pelvis.

¿Qué es lo más importante que una mujer embarazada debe tener en cuenta?
Primero tener toda la información precisa de su embarazo, así como de qué es la labor de parto y cuáles son las etapas del mismo para poder tomar una decisión a la hora del parto.

Dibujo

Es fundamental que elijas el lugar en donde quieres tener a tu hijo así como del equipo que se encargará de ayudarte durante todo el proceso, así como cuando des a luz. Hay muchas opciones desde centros especializados hasta hospitales que brindan información y apoyo al respecto. También puedes optar por las diferentes maneras que existen de tener a tu hijo de manera natural como puede ser el parto bajo el agua. Infórmate de dónde puedes tener esa experiencia.

Algo que no debes olvidar son tus derechos. Tú elijes sobre tu cuerpo y junto a tu pareja deben decidir que es lo mejor para su hijo o hija. Recuerda que la información es tu herramienta más importante y que más allá de los intereses que residen en los hospitales tú decides cómo tener a tu hijo. Esto servirá para protegerte a ti y a tu bebé en ese momento tan especial para ustedes.

Temas relacionados     , ,

Sobre el autor


Periodista y docente con una gran conciencia social. Interesada en diferentes temas relacionados con la investigación, la actualidad y por supuesto con todo aquello que tenga que ver con la maternidad, paternidad e infancia.

Videos